Oh, el amor. Esa dulce embriaguez que nos hace flotar entre nubes rosas, hasta que un buen día, ¡pum! aterrizamos en la cruda realidad. Hoy, os voy a confesar algo que he descubierto, algo que los terapeutas saben pero que pocas veces se dice en voz alta: incluso las parejas que parecen vivir en un perpetuo San Valentín tienen sus secretos. Y no, no estoy hablando de pequeñas mentirijillas sobre el último pedazo de tarta que «desapareció» misteriosamente. Estoy hablando de dos grandes mentiras que, según los expertos, sostienen a muchas parejas «felices».

Las 2 Mentiras que Sostienen a las Parejas 'Felices', Según Expertos

La primera gran mentira es la perfección. ¡Ajá! Esa idea pintoresca de que todo es color de rosa, que nunca hay discusiones sobre quién dejó la tapa del inodoro arriba o quién olvidó pagar el internet. Algunas parejas proyectan esta imagen de perfección absoluta, como si sus vidas fueran un eterno picnic bajo los cerezos en flor. Pero aquí entre nos, eso es más falso que promesa de político en campaña. La verdad es que todas las parejas tienen sus roces, sus momentos de «quiero colgarte del balcón por los calcetines sucios que dejas en el sofá. Lo que pasa es que algunas eligen esconder estas fricciones bajo la alfombra, manteniendo una fachada de armonía digna de una sitcom de los 90.

Ahora, la segunda gran mentira es la independencia total. Sí, amigos, esa idea de que «yo soy mi propio yo, tú eres tu propio tú, y juntos somos dos individuos completamente separados que casualmente comparten Netflix». Pues bien, aunque la independencia en una relación es crucial, la interdependencia emocional es lo que, en realidad, mantiene unidas a las parejas. Es ese «te necesito» sin caer en el «sin ti no soy nada». Es saber que tu pareja te respalda, que está ahí para ti en tus peores días, incluso si eso significa solo escucharte quejar por la milésima vez sobre tu jefe.

Leer ahora:  Experta tarotista vidente en Santa Pola Alicante: su guía hacia el futuro

Entonces, ¿por qué se perpetúan estas mentiras? Porque vivimos en una sociedad obsesionada con la imagen, donde admitir que necesitas a alguien o que tu relación no es perfecta se ve como un signo de debilidad. Pero aquí va la verdad del millón: las relaciones más fuertes son aquellas que se construyen sobre la autenticidad, donde puedes ser un desastre un día y una estrella de rock al siguiente, y tu pareja te ama igual.

Imaginad una pareja que conocéis, esa que siempre está sonriendo en todas sus fotos de Instagram, brindando en algún lugar exótico con margaritas del tamaño de su cabeza. Ahora, imaginadlos en casa, en pijama, discutiendo sobre quién tiene que levantarse a apagar la luz. Esa es la realidad, y no es ni buena ni mala, simplemente es.

Así que, la próxima vez que veáis a una de estas parejas «perfectas», recordad que probablemente tienen las mismas discusiones tontas que todos los demás, y que su relación no es menos auténtica por ello. Y si estás en una relación, recuerda que está bien no estar siempre de acuerdo, y está más que bien necesitar a tu pareja. Al final del día, esas pequeñas imperfecciones, esas necesidades, son las que hacen que una relación sea real, y sinceramente, ¿no es eso mucho más hermoso que cualquier cuento de hadas?

#AmorReal #RelacionesAuténticas #MitosDePareja #AmorYRealidad #VerdadesDePareja #VidaEnPareja #AmorSinFiltros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *